12 de sept. de 2012

Orgulloso de haber sido de pueblo.


Imagine:
Es usted un joven con estudios primarios y con poca capacidad para ellos, no le voy a engañar. Vive de alquiler en un pisito escuetamente amueblado. No puede decirse que esté independizado porque su padre le ayuda a pagar las facturas corrientes y algunos gastos extra, aunque es él quien le prohíbe tener un trabajo decente, y no el minijob que ha conseguido encontrar a pesar de sus escaso nivel educativo, situación actual y margen de maniobra que posee. No es que llegue a entender mucho de política, pero aún así se interesa bastante en ella, como por cualquier asunto que pueda pasar dentro de su bloque, cotilla que es usted. Y sin embargo vive bien, su exiguo sueldo le permite llevar una vida social aceptable, poco cultural, pues todo hay que decirlo, pero aún así sana. También se permite el lujo de comer y pagar fotocopias con las que estudiar y así alcanzar su ansiada independencia, que no quiere lograr solo sino junto a tres de sus hermanos que están en su misma situación, y dos que aún viven con su padre. Éste es el mayor empresario de la provincia y sus deudas no se limitan a facturas de luz y agua sino que debe mucho más a proveedores y empleados, los cuales se han visto afectados por un ERE brutal y andan con los ánimos caldeados. También le debe dinero a usted, pues contaba con el dinero que su padre prometió pasarle. No es que sea todo culpa de él, claro está, pero su deuda sería notablemente menor de haber recibido la cantidad acordada.
Ahora los jefes de su padre obligan a usted a volver a la casa familiar, a que abone lo que gana a su progenitor a cambio de la promesa de que le dará de comer y le permitirá salir algún día de fiesta. Se acabaron los estudios y viendo a los hermanos que viven con su padre, se acabó también lo de comer todos los días, tendrá que ir a solicitarle cada plato de comida mediante un burofax o llevando solicitudes a una cocina que tenga seguro no estará a menos de 20km. Y nada de política, su padre ya votará por usted cuando llegue el momento. Según le cuentan por el telefonillo de marca Joly (pues no es que le visite mucho), su padre está en contra de esto, aunque hablar de una independencia total quizá sea demasiado extremista y le pide sin decírselo que se tranquilice y que asista a una manifestación en toda la jeta del jefe supremo para que usted calme sus ánimos y piense que ha hecho lo que estaba en su mano (no olvide de echarse fotos allí, sus hijos la querrán ver), aunque tampoco es cuestión de quedar mal ante este señor.
Tus hermanos son más pequeños y te llevan años luz de ventaja en cuanto a formación política, y eso que habéis estudiado lo mismo. Protestan con más fuerza que tú, que has ido allí con el espíritu de quien ya ha perdido la batalla aunque en una pequeña parte de ti, sepas que ni a tu padre ni a ese señor le importas lo más mínimo y, sobre todo, que en tu nueva habitación no te van a escuchar.

FIN

Y quien no haya entendido las metáforas que pregunte.


He de decir que he leído el anteproyecto de Ley que nos convertirá en jerezanos, y les aseguro ni quien la mandó hacer ni quien votará a su favor ha pensado en nosotros. Y que a quien la escribió no le funcionaba la barra espaciadora del teclado.
Lo bueno de dejar de existir como pueblo será que nos espera una muerte inmediata e indolora, pues gracias al rodillo del PP no tardará en aprobarse este anteproyecto e indolora porque parece que a nadie del pueblo le preocupa. Sé que no hago demasiada vida social en el pueblo, pues ni estoy aquí la mayor parte del año ni me intereso por la vida de cada ciudadano, pero lo que sí sé es que ha habido una manifestación y La Barca no llenó un autobús y que después nos quejaremos amargamente de no ser ni siquiera una pedanía, pero siempre en la plaza del pueblo, en el mercado de abastos o en el bar de la esquina. A cada concentración en defensa de los intereses del pueblo no han asistido más que personas alcahueteando y un periodista del Diario de Jerez dejándonos en mal lugar.
Luego se dirá que no nos merecemos el abandono, que este pueblo se mueve, y que ya hicimos rectificar a Cañete con el asunto del algodón. Y si existiera el karma nos mandaría una plaga de fotos en blanco y negro de Franco visitando el pueblo, por aquello de vivir anclados en el pasado. Aquí no se llena un mitin si no es invitando a una copa, y no nos acordamos de que somos de La Barca si no hay feria, romería o irrisorios anhelos independentistas con música de El Barrio. O qué bonita está mi Barca, qué bonita mi ciudad para cantarle pasodobles, suerte que barriada rural también rima con Carnaval, pues nos merecemos cuplés de los del bastinazo.
Les dejo la transcripción de una conversación mantenida durante la marcha en Madrid con el presidente de la ELA y si no fuera por su negocio, futuro parado:

-Alejandro, ¿no ha venido la senadora?
-...
-La senadora
-Ehh... pero ha venido la delegada de...vamos que han estado aqu...¡Y están en contra de to esto, que Jerez fue la primera ciudad en mostrarse en contra de to esto y eso...!
-Sí claro, no fuera a enterarse alguien de por arriba
-¡¡Más vergüenza debía darle a los otros partidos de La Barca que no están aquí!!¡¡Je!!
-No le digo que no, pero no es de lo que yo estaba ha...
(En ese momento me interrumpió un señor que después supe que le llaman Tulo)
-¡Se están cavando sus propias tumbas!
-Como si fueran los únicos...

He de decir que por mucho que me gusten a mí los puntos suspensivos los del discurso de Alejandro los puso él pues parecía una entrevista al presidente del gobierno. También es curioso que un señor mayor muy de derechas en una zona como esta (en la que hay pocos neoliberales y mucho señorito falangista) hable de 'cavar propias tumbas', curioso y en mi opinión repugnante, aunque lo hiciera inconscientemente. Aún más curioso que sólo sean los otros partidos quienes caven sus tumbas, cuando dentro de tres años no habrá presidente de BBUU, PSOE, IU, PSA, URJ, FORO o UPyD pero tampoco del PP.
No vi a los del PP gritar ni una sola consigna contra Montoro o Rajoy, pero sí los vi echarse fotos sintiendo ser los espartanos que iban a luchar contra el millón de persas, aunque más de turismo que otra cosa. E ir en náuticos, camisa y correa con la bandera de España, fuera alguien a dudar de qué partido era o por qué protestaba con tan pocos ánimos. Si preguntara por qué no vino la gente del PSOE en seguida me dirán que no se puede faltar un día al trabajo como si nada, que Alejandro sería entonces quien se echara las flores o que el autobús marea. Como si las huelgas no se hicieran para protestar, como si a mí me hicieran gracia las fotos con las autoridades o como si pasar 16h en un autobús en un día fuera plato de buen gusto.
Pero no estoy hablando de responsabilidades políticas o de falta de implicación, estoy hablando de un pueblo en el que no me veo en el futuro, un pueblo en el que sólo podemos llamarnos vecinos porque vivimos uno al lado del otro y no porque convivamos juntos, un pueblo que dejará de ser pueblo.

Jacinto

1 de abr. de 2012

4x01 ¿Estamos enfermos o qué?


La OMS lleva dos años celosa del FMI. Nadie le echa cuenta y la pobre tenía ganas de meter miedo. Atrás quedaron el hombre del saco, Freddy Krueger o el Cobrador del Frac, ahora los que verdaderamente asustan son los señores con corbatas que dan noticias y aún más si éstas incluyes porcentajes, previsiones o incluyen la palabra 'Grecia'. La OMS ya se inventó la gripe A, y ahora arremete contra una bacteria que, si bien es real, tachar de perjudicial su influencia es aberrante a la par que berreante.
Se trata de la bacillus puntillitae, que parece ser que tras un tiempo en estado aletargado, va resurgiendo y extendiéndose cual red de bazares chinos, provoca en el afectado un refinado gusto por la pamplina bien desarrollada, la crítica mordaz y la movilización frente a las injusticias sociales, nunca sin la retranca oportuna.
Minutos después de la comparecencia de este señor trajeado de la OMS, importantes medios conservadores se han puesto manos a la obra máquina de escribir presas del miedo a desarrollar la cura infalible, es decir, una total desinformación y tergiversación de la realidad, y lo que es más preocupante, haciéndola aún más insulsa, descolorida y triste. Los mongolos de la Legión se enfrentan a una legión de mongoles infectados por la bacteria mencionada que, sin más patrón que San Abundio y sin más mártir que Rowan Atkinson, buscan en Mongolia o El Jueves una revista que sirva libro sagrado.
Nunca ha habido en la sociedad esa sensación de que todo está tan perdido que lo único que nos podemos permitir es reírnos solos, reírnos con ganas, como manera de demostrar que nos lo tomamos todo muy en serio y que todos los que llevan tiempo riéndose de nosotros van a dejar de hacerlo. La OMS ve peligro en estas premisas, pero su delegación en España se molestó por los guiñoles franceses, por lo que su opinión puede no ser tomada en cuenta.
Las productoras ven en los infectados por la bacillus puntillitae personajes con más gancho que los zombis, ya que no comen cerebros sino que usan el suyo, algo que es igual de sorprendente que la existencia de muertos vivientes.

Santiago Ñ. Ñíguez

24 de mar. de 2012

Reflexionando

He empezado por no comulgar en la jornada de reflexión. Deténganme si llevo razón, y si ustedes no la usan.

Ana Ramos

28 de feb. de 2012

¡Me pongo de pie! ¡Me vuelvo a sentar!


Cuando leáis TRES, gritad lo que os pida vuestro corazoncito en este día tan especial. UNO...DOS...TR¡Viva Andalucía! Miles de banderas nigerianas cuelgan de los balcones con flores, y millones de montaditos a precio simbólico se venden desde la sierra de Aracena al cabo de Gata en beneficio de asociaciones, mientras la gente de bien comemos en los buenos restaurantes y por ser del Sevilla en nuestro Land Rover sólo está la bandera rojigualda con el toro de Osborne, nada de blanquiverde, que eso es de muertos de hambre.
Viva Andalucía, pero que viva libre. Libre de terratenientes que sólo tienen tierras y oprimen al pueblo. Libre de terratenientes aristócratas, que según nos cuentan no poseen capital ¿qué clase de pijo es ése? La tierra es para quien puede pagarla. Encima dicen que los andaluces no queremos prosperar, cuando hay algunos como los de mi familia que no dudamos en pagar una miseria a los jornaleros con tal de que coma más nuestro caballo. También estaría bien que fuera libre de impuestos, la verdad es que nos gustaría contratar a más gente y difundir nuestra obra social. Porque sin impuestos, no existiría el PER y contrataríamos a muchos más jornaleros por lo que cobran ahora del subsidio agrario, generosos que somos.
Y una vez que estuviera libre, ya podríamos agitar la bandera, blanca como la paz que significaría la ansiada victoria del campesino y el reparto de tierras, blanca como la cocaína ligada al asunto de los EREs; y verde como el olivo, o como el color de la absurda esperanza que depositaremos en las urnas para que hagan un recuento, la lleven a un juzgado y la destruyan. Pero Andalucía también se colorea con el negro, de la piel del jornalero, y de la del señorito que veranea en Benalmádena y se tuesta en sus paseos a caballo y sesiones de rayos UVA; con el rojo de las narices de payaso de los “rojos socialistas” apoltronados en la Junta y muchos ayuntamientos; con el azul del océano del que viven nuestros pescadores y el azul del que se apoltronará en la Junta; con el amarillo del sol, la arena de la playa, y del terreno donde se levanta el hotel El Algarrobico; con el morado de los penitentes el Viernes Santo [---Introduzca aquí tres golpes en el pecho---] y el morado que cogemos los pocos afortunados que no trabajamos en festivos.
Y si no les parece suficiente para saber que ésta es la nación dentro de España que más palos ha recibido desde que llegaron los fenicios, sólo tienen que fijarse en que estamos tan amansados que aún los seguimos recibiendo de manera gratuita, sin rebelarnos más allá que una condena en el Parlamento de Andalucía y miles de letras de Carnaval. Ellos nos facilitaron las máquinas, y nosotros pusimos la mano de obra, parece mentira que nos peleemos porque ninguno quiera hablar castellano, en lugar de convertirnos en federaciones hermanas.
Así pues, que disfruten lo que queda de Andalucía, antes de que se convierta en Miarmalandia, algo que sucederá el 25 de marzo, cuando el himno pase a ser La Macarena, la bandera pase a ser el pendón de la madre de Arenas la cofradía de Triana y el padre de la nación Andaluza no sea Blas Infante y su mártir Caparrós aquel 4 de diciembre, sino José María Del Nido y Sergio Ramos.

José Sánchez-Werssminer Pérez

26 de feb. de 2012

Sólo nos queda lo Privado.


Regulares tardes. Como Mario está abrazado a la máquina de escribir de sus padres, llorando cual magdalena en La Casa de la Pradera, lo mejor que puedo hacer es dedicarle esta entrada. Podrá parecer que no es apropiado llorar por la pérdida de un medio de comunicación, que siempre hay más. Lo malo es que en este caso no, no hay más.
Si se perdiera ABC, sus lectores se pasarían a La Razón, La Gaceta y El Mundo sin notar la diferencia, sólo cambian los nombres de quienes profieren los insultos y, en menor medida, el grado de adulación a Rajoy. El País no se perderá jamás, pues España siempre, en su interior, ha sido de izquierdas, pero de esa izquierda moderada, la que llaman socialdemocracia, con un abuelo que sufrió en la posguerra, a la que no le importa abstenerse o votar al PP y que piensa que los sindicatos, más que aburguesados, lo que están son pasados de moda. Siempre habrá millonarios dispuestos a mantener a un periódico con gran fama en todo el mundo y con buenos sudokus que los funcionarios progresistas de España resuelven durante el desayuno.
Mientras tanto, Vocento saca nuevos periódicos por cada barrio que se financian en parte gracias a los anuncios de contactos, que se sitúan unas páginas después de las feroces críticas al preservativo. ¿Poca decencia? No se preocupen por sus almas, siempre tienen en la redacción a un sacerdote, para confesarse de manera express.
Además de la pluralidad, también se ha perdido el periódico de tirada nacional con mayor calidad artística, basta echarle un vistazo a las viñetas Pepe Medina, de las pocas, junto con las de El Roto, que te hacen pensar más allá del gag inmediato para darte cuenta de ello. Las ilustraciones de la sección Dominio Público o la columna de Berto Romero indican una apuesta clara por la ilustración como parte de la información. Es como introducir la política en las camisetas del Pull & Bear con dibujos extraños, un completo éxito.
Claro que tuvieron fallos. No debe ser fácil obtener publicidad de los bancos cuando sigues fielmente las manifestaciones del 15M sin tergiversarlas, cuando ofreces íntegramente el diario en Internet como forma de difundir la información de manera gratuita.
Mario Goti no cumplirá su sueño de tener su columna en Público (The gathering clouds la había titulado), pero, sin que sirva de precedente, tengo la certeza de que un nuevo periódico de izquierdas aparecerá para quedarse.
Ana Ramos