12 sept. 2012

Orgulloso de haber sido de pueblo.


Imagine:
Es usted un joven con estudios primarios y con poca capacidad para ellos, no le voy a engañar. Vive de alquiler en un pisito escuetamente amueblado. No puede decirse que esté independizado porque su padre le ayuda a pagar las facturas corrientes y algunos gastos extra, aunque es él quien le prohíbe tener un trabajo decente, y no el minijob que ha conseguido encontrar a pesar de sus escaso nivel educativo, situación actual y margen de maniobra que posee. No es que llegue a entender mucho de política, pero aún así se interesa bastante en ella, como por cualquier asunto que pueda pasar dentro de su bloque, cotilla que es usted. Y sin embargo vive bien, su exiguo sueldo le permite llevar una vida social aceptable, poco cultural, pues todo hay que decirlo, pero aún así sana. También se permite el lujo de comer y pagar fotocopias con las que estudiar y así alcanzar su ansiada independencia, que no quiere lograr solo sino junto a tres de sus hermanos que están en su misma situación, y dos que aún viven con su padre. Éste es el mayor empresario de la provincia y sus deudas no se limitan a facturas de luz y agua sino que debe mucho más a proveedores y empleados, los cuales se han visto afectados por un ERE brutal y andan con los ánimos caldeados. También le debe dinero a usted, pues contaba con el dinero que su padre prometió pasarle. No es que sea todo culpa de él, claro está, pero su deuda sería notablemente menor de haber recibido la cantidad acordada.
Ahora los jefes de su padre obligan a usted a volver a la casa familiar, a que abone lo que gana a su progenitor a cambio de la promesa de que le dará de comer y le permitirá salir algún día de fiesta. Se acabaron los estudios y viendo a los hermanos que viven con su padre, se acabó también lo de comer todos los días, tendrá que ir a solicitarle cada plato de comida mediante un burofax o llevando solicitudes a una cocina que tenga seguro no estará a menos de 20km. Y nada de política, su padre ya votará por usted cuando llegue el momento. Según le cuentan por el telefonillo de marca Joly (pues no es que le visite mucho), su padre está en contra de esto, aunque hablar de una independencia total quizá sea demasiado extremista y le pide sin decírselo que se tranquilice y que asista a una manifestación en toda la jeta del jefe supremo para que usted calme sus ánimos y piense que ha hecho lo que estaba en su mano (no olvide de echarse fotos allí, sus hijos la querrán ver), aunque tampoco es cuestión de quedar mal ante este señor.
Tus hermanos son más pequeños y te llevan años luz de ventaja en cuanto a formación política, y eso que habéis estudiado lo mismo. Protestan con más fuerza que tú, que has ido allí con el espíritu de quien ya ha perdido la batalla aunque en una pequeña parte de ti, sepas que ni a tu padre ni a ese señor le importas lo más mínimo y, sobre todo, que en tu nueva habitación no te van a escuchar.

FIN

Y quien no haya entendido las metáforas que pregunte.


He de decir que he leído el anteproyecto de Ley que nos convertirá en jerezanos, y les aseguro ni quien la mandó hacer ni quien votará a su favor ha pensado en nosotros. Y que a quien la escribió no le funcionaba la barra espaciadora del teclado.
Lo bueno de dejar de existir como pueblo será que nos espera una muerte inmediata e indolora, pues gracias al rodillo del PP no tardará en aprobarse este anteproyecto e indolora porque parece que a nadie del pueblo le preocupa. Sé que no hago demasiada vida social en el pueblo, pues ni estoy aquí la mayor parte del año ni me intereso por la vida de cada ciudadano, pero lo que sí sé es que ha habido una manifestación y La Barca no llenó un autobús y que después nos quejaremos amargamente de no ser ni siquiera una pedanía, pero siempre en la plaza del pueblo, en el mercado de abastos o en el bar de la esquina. A cada concentración en defensa de los intereses del pueblo no han asistido más que personas alcahueteando y un periodista del Diario de Jerez dejándonos en mal lugar.
Luego se dirá que no nos merecemos el abandono, que este pueblo se mueve, y que ya hicimos rectificar a Cañete con el asunto del algodón. Y si existiera el karma nos mandaría una plaga de fotos en blanco y negro de Franco visitando el pueblo, por aquello de vivir anclados en el pasado. Aquí no se llena un mitin si no es invitando a una copa, y no nos acordamos de que somos de La Barca si no hay feria, romería o irrisorios anhelos independentistas con música de El Barrio. O qué bonita está mi Barca, qué bonita mi ciudad para cantarle pasodobles, suerte que barriada rural también rima con Carnaval, pues nos merecemos cuplés de los del bastinazo.
Les dejo la transcripción de una conversación mantenida durante la marcha en Madrid con el presidente de la ELA y si no fuera por su negocio, futuro parado:

-Alejandro, ¿no ha venido la senadora?
-...
-La senadora
-Ehh... pero ha venido la delegada de...vamos que han estado aqu...¡Y están en contra de to esto, que Jerez fue la primera ciudad en mostrarse en contra de to esto y eso...!
-Sí claro, no fuera a enterarse alguien de por arriba
-¡¡Más vergüenza debía darle a los otros partidos de La Barca que no están aquí!!¡¡Je!!
-No le digo que no, pero no es de lo que yo estaba ha...
(En ese momento me interrumpió un señor que después supe que le llaman Tulo)
-¡Se están cavando sus propias tumbas!
-Como si fueran los únicos...

He de decir que por mucho que me gusten a mí los puntos suspensivos los del discurso de Alejandro los puso él pues parecía una entrevista al presidente del gobierno. También es curioso que un señor mayor muy de derechas en una zona como esta (en la que hay pocos neoliberales y mucho señorito falangista) hable de 'cavar propias tumbas', curioso y en mi opinión repugnante, aunque lo hiciera inconscientemente. Aún más curioso que sólo sean los otros partidos quienes caven sus tumbas, cuando dentro de tres años no habrá presidente de BBUU, PSOE, IU, PSA, URJ, FORO o UPyD pero tampoco del PP.
No vi a los del PP gritar ni una sola consigna contra Montoro o Rajoy, pero sí los vi echarse fotos sintiendo ser los espartanos que iban a luchar contra el millón de persas, aunque más de turismo que otra cosa. E ir en náuticos, camisa y correa con la bandera de España, fuera alguien a dudar de qué partido era o por qué protestaba con tan pocos ánimos. Si preguntara por qué no vino la gente del PSOE en seguida me dirán que no se puede faltar un día al trabajo como si nada, que Alejandro sería entonces quien se echara las flores o que el autobús marea. Como si las huelgas no se hicieran para protestar, como si a mí me hicieran gracia las fotos con las autoridades o como si pasar 16h en un autobús en un día fuera plato de buen gusto.
Pero no estoy hablando de responsabilidades políticas o de falta de implicación, estoy hablando de un pueblo en el que no me veo en el futuro, un pueblo en el que sólo podemos llamarnos vecinos porque vivimos uno al lado del otro y no porque convivamos juntos, un pueblo que dejará de ser pueblo.

Jacinto

1 abr. 2012

4x01 ¿Estamos enfermos o qué?


La OMS lleva dos años celosa del FMI. Nadie le echa cuenta y la pobre tenía ganas de meter miedo. Atrás quedaron el hombre del saco, Freddy Krueger o el Cobrador del Frac, ahora los que verdaderamente asustan son los señores con corbatas que dan noticias y aún más si éstas incluyes porcentajes, previsiones o incluyen la palabra 'Grecia'. La OMS ya se inventó la gripe A, y ahora arremete contra una bacteria que, si bien es real, tachar de perjudicial su influencia es aberrante a la par que berreante.
Se trata de la bacillus puntillitae, que parece ser que tras un tiempo en estado aletargado, va resurgiendo y extendiéndose cual red de bazares chinos, provoca en el afectado un refinado gusto por la pamplina bien desarrollada, la crítica mordaz y la movilización frente a las injusticias sociales, nunca sin la retranca oportuna.
Minutos después de la comparecencia de este señor trajeado de la OMS, importantes medios conservadores se han puesto manos a la obra máquina de escribir presas del miedo a desarrollar la cura infalible, es decir, una total desinformación y tergiversación de la realidad, y lo que es más preocupante, haciéndola aún más insulsa, descolorida y triste. Los mongolos de la Legión se enfrentan a una legión de mongoles infectados por la bacteria mencionada que, sin más patrón que San Abundio y sin más mártir que Rowan Atkinson, buscan en Mongolia o El Jueves una revista que sirva libro sagrado.
Nunca ha habido en la sociedad esa sensación de que todo está tan perdido que lo único que nos podemos permitir es reírnos solos, reírnos con ganas, como manera de demostrar que nos lo tomamos todo muy en serio y que todos los que llevan tiempo riéndose de nosotros van a dejar de hacerlo. La OMS ve peligro en estas premisas, pero su delegación en España se molestó por los guiñoles franceses, por lo que su opinión puede no ser tomada en cuenta.
Las productoras ven en los infectados por la bacillus puntillitae personajes con más gancho que los zombis, ya que no comen cerebros sino que usan el suyo, algo que es igual de sorprendente que la existencia de muertos vivientes.

Santiago Ñ. Ñíguez

24 mar. 2012

Reflexionando

He empezado por no comulgar en la jornada de reflexión. Deténganme si llevo razón, y si ustedes no la usan.

Ana Ramos

28 feb. 2012

¡Me pongo de pie! ¡Me vuelvo a sentar!


Cuando leáis TRES, gritad lo que os pida vuestro corazoncito en este día tan especial. UNO...DOS...TR¡Viva Andalucía! Miles de banderas nigerianas cuelgan de los balcones con flores, y millones de montaditos a precio simbólico se venden desde la sierra de Aracena al cabo de Gata en beneficio de asociaciones, mientras la gente de bien comemos en los buenos restaurantes y por ser del Sevilla en nuestro Land Rover sólo está la bandera rojigualda con el toro de Osborne, nada de blanquiverde, que eso es de muertos de hambre.
Viva Andalucía, pero que viva libre. Libre de terratenientes que sólo tienen tierras y oprimen al pueblo. Libre de terratenientes aristócratas, que según nos cuentan no poseen capital ¿qué clase de pijo es ése? La tierra es para quien puede pagarla. Encima dicen que los andaluces no queremos prosperar, cuando hay algunos como los de mi familia que no dudamos en pagar una miseria a los jornaleros con tal de que coma más nuestro caballo. También estaría bien que fuera libre de impuestos, la verdad es que nos gustaría contratar a más gente y difundir nuestra obra social. Porque sin impuestos, no existiría el PER y contrataríamos a muchos más jornaleros por lo que cobran ahora del subsidio agrario, generosos que somos.
Y una vez que estuviera libre, ya podríamos agitar la bandera, blanca como la paz que significaría la ansiada victoria del campesino y el reparto de tierras, blanca como la cocaína ligada al asunto de los EREs; y verde como el olivo, o como el color de la absurda esperanza que depositaremos en las urnas para que hagan un recuento, la lleven a un juzgado y la destruyan. Pero Andalucía también se colorea con el negro, de la piel del jornalero, y de la del señorito que veranea en Benalmádena y se tuesta en sus paseos a caballo y sesiones de rayos UVA; con el rojo de las narices de payaso de los “rojos socialistas” apoltronados en la Junta y muchos ayuntamientos; con el azul del océano del que viven nuestros pescadores y el azul del que se apoltronará en la Junta; con el amarillo del sol, la arena de la playa, y del terreno donde se levanta el hotel El Algarrobico; con el morado de los penitentes el Viernes Santo [---Introduzca aquí tres golpes en el pecho---] y el morado que cogemos los pocos afortunados que no trabajamos en festivos.
Y si no les parece suficiente para saber que ésta es la nación dentro de España que más palos ha recibido desde que llegaron los fenicios, sólo tienen que fijarse en que estamos tan amansados que aún los seguimos recibiendo de manera gratuita, sin rebelarnos más allá que una condena en el Parlamento de Andalucía y miles de letras de Carnaval. Ellos nos facilitaron las máquinas, y nosotros pusimos la mano de obra, parece mentira que nos peleemos porque ninguno quiera hablar castellano, en lugar de convertirnos en federaciones hermanas.
Así pues, que disfruten lo que queda de Andalucía, antes de que se convierta en Miarmalandia, algo que sucederá el 25 de marzo, cuando el himno pase a ser La Macarena, la bandera pase a ser el pendón de la madre de Arenas la cofradía de Triana y el padre de la nación Andaluza no sea Blas Infante y su mártir Caparrós aquel 4 de diciembre, sino José María Del Nido y Sergio Ramos.

José Sánchez-Werssminer Pérez

26 feb. 2012

Sólo nos queda lo Privado.


Regulares tardes. Como Mario está abrazado a la máquina de escribir de sus padres, llorando cual magdalena en La Casa de la Pradera, lo mejor que puedo hacer es dedicarle esta entrada. Podrá parecer que no es apropiado llorar por la pérdida de un medio de comunicación, que siempre hay más. Lo malo es que en este caso no, no hay más.
Si se perdiera ABC, sus lectores se pasarían a La Razón, La Gaceta y El Mundo sin notar la diferencia, sólo cambian los nombres de quienes profieren los insultos y, en menor medida, el grado de adulación a Rajoy. El País no se perderá jamás, pues España siempre, en su interior, ha sido de izquierdas, pero de esa izquierda moderada, la que llaman socialdemocracia, con un abuelo que sufrió en la posguerra, a la que no le importa abstenerse o votar al PP y que piensa que los sindicatos, más que aburguesados, lo que están son pasados de moda. Siempre habrá millonarios dispuestos a mantener a un periódico con gran fama en todo el mundo y con buenos sudokus que los funcionarios progresistas de España resuelven durante el desayuno.
Mientras tanto, Vocento saca nuevos periódicos por cada barrio que se financian en parte gracias a los anuncios de contactos, que se sitúan unas páginas después de las feroces críticas al preservativo. ¿Poca decencia? No se preocupen por sus almas, siempre tienen en la redacción a un sacerdote, para confesarse de manera express.
Además de la pluralidad, también se ha perdido el periódico de tirada nacional con mayor calidad artística, basta echarle un vistazo a las viñetas Pepe Medina, de las pocas, junto con las de El Roto, que te hacen pensar más allá del gag inmediato para darte cuenta de ello. Las ilustraciones de la sección Dominio Público o la columna de Berto Romero indican una apuesta clara por la ilustración como parte de la información. Es como introducir la política en las camisetas del Pull & Bear con dibujos extraños, un completo éxito.
Claro que tuvieron fallos. No debe ser fácil obtener publicidad de los bancos cuando sigues fielmente las manifestaciones del 15M sin tergiversarlas, cuando ofreces íntegramente el diario en Internet como forma de difundir la información de manera gratuita.
Mario Goti no cumplirá su sueño de tener su columna en Público (The gathering clouds la había titulado), pero, sin que sirva de precedente, tengo la certeza de que un nuevo periódico de izquierdas aparecerá para quedarse.
Ana Ramos

13 feb. 2012

Romanticismo saturado.

El amor tal y como lo creó Walt murió hace mucho. Antes de imaginarlo ya estaba acabado. La burbuja fue tal que aún perdura la crisis. No quiero ser tachado de frío y racional, nadie lo es, si así fuera, no habría elegido este día. Día 13 y encima lunes, ¿hay algo que diste más de un Titanic, unos Puentes de Madison o usar una navaja para tatuar a un árbol? Feliz San Anti-Valentín.
Pero para algo estoy estudiando periodismo, y si hay que ponerse romántico, uno se pone y niega la existencia del amor convencional por saturación, ya me ven, chico con recursos... irónicos recursos.
No hay nada más bonito que el amor sin límites, así que enamorémonos todos. No me malinterpreten, no quiero reproducir el videoclip de Kylie Minogue de 'All the lovers', por más que el romanticismo haga a cualquiera de nosotros un esbelto modelo de ropa íntima. Hagamos que el amor sea trascendente a las formas, a los nombres. Pedro Salinas llegó hasta los pronombres. Superémosle, que no importe siquiera si es tú, nosotros o él. ¿Hemos encontrado el amor? Lo tenemos incluso antes de la vuelta de la esquina, completo y gratis. Puede que sea unidireccional, pero el tradicional no va mucho más allá. Es una única flecha, que va y vuelve. No piensen que son dos flechas que se unen, sino que se retroalimentan. Buscamos nuestra felicidad a partir del bienestar del ser amado, pero sin perder de vista el objetivo inicial. Así pues creemos flechas, éstas repercutirán positivamente en nuestro ánimo.
Si a tu alma le cuesta obviar la forma, siempre encontrará bondad en el interior, ya sea una persona o un bloque de cemento, puesto que recordemos que nuestro amor era tan infinito que llegaba a los animales y cosas. Estamos concienciados en querer sin límites, ¿no era bueno eso del amor?
Ahora podría virar hacia la necesidad (por nuestro bien) que tenemos de defendernos de aquel, al no haberse convertido en un Oso Amoroso, pueda atacarnos. Pero, en nuestra bendita inocencia no queremos desconfiar del prójimo que aún mantiene el ceño fruncido, también a él lo queremos.
Sin embargo, lo que verdaderamente pone en evidencia que el amor no es más que otra de las estafas piramidales que dirigen nuestras vidas, es que de tanto querer, hemos unificado los escalones del zigurat sentimental para convertirlo en un único bloque. ¿Un bloque de qué? Tal es la banalización que sin entrar en si realmente el 'amor común' o 'silvestre' es positivo, este ha perdido la fuerza que algunos se empeñan en otorgarle a base de, sin comillas, prostituirlo por unos simples besos bien encadenados con frases copiadas, cuando no por algo material.
Espero que ningún crítico literario lea esto, quizá le viera un trasfondo romántico en defensa del amor entendido desde algún movimiento artístico. Que hay gente pa tó.
                                          
                                                                                                           Mario Goti

7 ene. 2012

3x16 Frozen Food


Hoy, tal y como les anunció ayer Santiago, les presento una crónica gastronómica que os puede servir también como receta o consejos para las hambrientas noches de su piso de estudiante.
Y es que los tuppers como concepto alimenticio están claramente devaluados. Más mal que bien, todos somos capaces de sobrevivir en la jungla universitaria gracias al sr. Juan Roig, presidente de Mercadona y por tanto impulsor de la universalización de la marca Hacendado y a otros pioneros en la comida preparada barata y de una calidad más que aceptable. Sin embargo, más tiempo tienen los tuppers, preparados con más cariño al menos y que, estando congelados, pueden durar un cuatrimestre, como aquel tupper de arroz con hígado que metí en el fondo del congelador cuando llegué a Granada en septiembre y que sólo gastaré en caso de catástrofe nuclear.
Para una exquisita degustación de un tupper, se recomienda que la noche anterior se meta en la nevera, para la posterior puesta en un plato antes de ir a la facultad por aquello de que la temperatura de la comida envasada ascienda de manera gradual y no se rompa la cadena del frío de manera abrupta, lo que hace perder el sabor, principalmente a los potajes y pucheros, la comida preparada más preciada por los paladares que llevan más años fuera de casa.
Otra comida también muy valorada son las croquetas. La autoría de este plato siempre viene indicado, pues no son simplemente croquetas, sino “las croquetas de mi abuela”, o “las croquetas de mi madre”, como claro ejemplo de que desde las cuevas de Altamira los artistas han querido plasmar su nombre en su obra.
El mayor problema de este tipo de alimento no está en el sabor ni en la facilidad para prepararlo, sino en la logística y el almacenamiento, pues las madres quieren proveernos de más tuppers que comidas vamos a realizar hasta la próxima vuelta a casa, lo que deriva en la falta de espacio en el pequeño congelador de tu piso y en que en estos días tengas que comer tanto como en nochevieja si no quieres tirar nada. 
Y claro, la diferencia de intereses da lugar a situaciones como ésta, que pueden llegar a descomponer familias: Mi madre iba metiendo en la nevera el 63º tupper. Como no conseguía convencerla, le dije que me llevaría esos 63 tuppers pero sólo porque no podré llevármelos cuando esté en el extranjero. Metió otro tupper más y desde entonces no me dirige la palabra.

Mario Goti

6 ene. 2012

3x15 Sweet, sweet sweet.


No soy yo el encargado de las crónicas gastronómicas, pero Mario está preparando una para mañana más sofisticada, según él, y como es más triste que un fado compuesto por Quiñones, no ha degustado las exquisiteces que hoy les cronico.
Cuando llegué al lugar donde tomé tan excelsos manjares, numerosos críos correteaban, provocando una cierta sensación de confusión. Los camareros, ataviados con exóticos ropajes orientales sabían que los asistentes acudían a su restaurante para probar la especialidad de la casa y ni siquiera preguntaban si alguien iba a optar por alguna opción apta para diabéticos. Para poder tomar tu plato, en la mayoría de ocasiones tienes que agacharte a recogerlos, porque los camareros los lanzan provocando serias contusiones en los clientes, que no cejan en su empeño de cenar caramelos y siguen recogiéndolos del suelo con buenos ánimos.
Puede que sea porque su textura blanda genera menos hematomas y esto siempre se agradece, o porque realmente son los que captan mejor el sabor del colorante que les da nombre, los caramelos blandos son los que más éxito tienen entre el público de este restaurante, ya que tanto los niños pequeños como los nonagenarios desdentados pueden masticarlos con sus encías sin cortarse con las astillas azucaradas. Sinceramente, y merced a mi refinado paladar en los azúcares refinados, estos caramelos poseen un dulce sabor frutal del que carecen los caramelos de Cajasol, Euroelectronics y Caramelería Gutierrez, cuyo sabor tira más a propaganda empalagosa.
Para poder saciarte tienes que andar, puesto que los camareros pasan una única vez por el recorrido de las calles del pueblo. Esto no es sólo beneficioso para la salud puesto que haces ejercicio para recoger tu alimento, sino que también otorga al restaurante un aspecto interactivo, temático por aquello de los camellos o elefantes u osos naranja butano.
Principalmente es un servicio de catering que recomiendo especialmente a los hombres de mediana edad, puesto que es el lugar perfecto para demostrar tu hombría saltando y disputando cada balón de plástico que los camareros lanzan mientras reponen sus bandejas de caramelos. Todo esto sin tener que sudar en exceso o hacer ejercicio de verdad, por lo que a más pelotas conseguidas, más oportunidades de usar las tuyas esa noche. Sé que eso último ha sido un poco bestia, pero los berridos que escuché anoche me recordaban más a berridos de ciervo que a voces humanas.
Así pues, si tienen oportunidad, visiten este restaurante al menos una vez al año, mi calificación es de 4 cucharas de palo tirando a 2 tenedores.

Santiago Ñ. Ñíguez

3x14 ¿Cómo va La Cosa?


Vi la semana pasada en Cuarto Milenio un reportaje sobre una criatura espeluznante, terrorífica y cuya existencia está probada. Esta alimaña vive dentro de cada persona, aunque es en los emprendedores, los que en otra época se denominaban autónomos, en quienes se hace más grande, oscura y poderosa. Este ser tiene un nombre cuya pronunciación abre puertas al averno, por eso habitualmente se le conoce como “El-Proveedor-Que-No-Debe-Ser-Nombrado”, y sus efectos devastadores se conocen como “LA COSA”.
Cada vez son más los propietarios de pequeños negocios que se derrumban cuando le preguntan cómo va La Cosa, es tanta la presión y la insaciable voracidad del susodicho bicho que la más mínima referencia genera lágrimas y reabre heridas que nunca llegan a cicatrizar. Sin ninguna duda, el mayor problema es el estigma social que deben soportar quienes padecen los efectos de La Cosa, puesto que no hay centros ni asociaciones de Deudores Anónimos.
Tenemos que integrar a estas personas en la sociedad, y hacerles ver entre todos que La Cosa es algo que le puede pasar a cualquiera, que debe seguir luchando por sacar su negocio adelante y como Quien-Nosotros-Sabemos-Que-Va-A-Tardar-En-Cobrar también se verá afectado por La Cosa en cuestión de semanas, la criatura crecerá e incluso podría llegar a reproducirse si se firma un despido después de las 12:00.
Ya se ha llamado a numerosos brujos y chamanes para que cure La Cosa y que por fin ésta vaya bien. Se recurrió a varios mediums expertos en hacerse diplomas en Power Point acreditando su supuesta experiencia. Como el bicho es bastante peligroso se avisó también a César Millán, quien le puso las dos manos en el cuello de un trabajador del ICO intentando que éste se tranquilizara y pudiera extender un crédito a un autónomo que estaba empezando, aunque fue devorado por una montaña de impresos y una avalancha de avales necesarios.
Finalmente, y como remedio totalmente absurdo pero que aplaca los efectos de La Cosa por la inhibición parcial del sentido del ridículo y de los convencionalismos sociales, llamamos a los Cazafantasmas para que pusieran a todo trapo la musiquita esa que tienen. Tomen nota, La Cosa con una sonrisa es igual de peligrosa pero es menos mala.

Ana Ramos

5 ene. 2012

3x13 Si al final...


Por fin este año se va a acabar el mundo. Una lástima. No sé que hemos hecho, pero realmente nos hemos encargado de cargárnoslo entre todos. Muchos pensarán que si ya no tiene remedio pues nada, al menos intentemos disfrutar de lo que nos queda de medio ambiente, pero no nos queda ni ese medio. Todos sabemos que lo del cambio climático no es más que una paparruchada con la que el sociata de Al Gore quiso sacarse unos cuartos. Así que como nos quedaremos sin recursos, tendremos que cambiar drásticamente de sistema de producción, reducir el consumo y demás consejos que los mayas practicaban sin saber que sería la solución a los problemas que anunciaron.
Sin restarle importancia a la ecología, la humanidad se acabará antes de que eso ocurra. El ser humano es incapaz de producir en un año lo que va a cenar en nochevieja, llevando así a la especie a la lucha por la supervivencia en un escenario cada vez más desolador. Y el que no tenga acciones de Telefónica que cambiar por jamón serrano, que se apañe con una piedra remojada en el río. Está bien que algunos pasen hambre para que otros podamos extender nuestra semilla, siempre habrá gomina para nuestros descendientes.
Que en el 2012 se acabe el mundo nos hace pensar en los proyectos para el futuro que hicimos de manera precipitada. Como las olimpiadas en Madrid, que ya no se van a poder realizar ni aunque el alcalde consorte de Madrid utilizara su influencia en la política mundial y su dominio de idiomas. Teófila Martínez sí que mostrará a todo el mundo (iberoamericano) la labor realizada durante estos 40 años en la capital gaditana.
Imagínense la cara del fabricante de conservas orgulloso de que sus sardinas en escabeche aguantarán sin ningún problema a 2015. Casi na. Pues ala, se las tendrá que comer en breve si no quiere desperdiciarlas. O podría mandarlas en un cohete junto con otros objetos cotidianos en la vida diaria, como un periódico del ABC (para ver que el periodismo está mu mal en España), un formulario estándar para que los extraterrestres conozcan esa maravilla que es la burocracia, y un CD de Pablo Alborán, elegido Mejor Disco en Español del 2011, porque el pop aflamencao es lo que triunfa.
¿Que la profecía es un rollo y que no va a pasar nada? Repasen la última frase del párrafo anterior y piensen realmente si no les gustaría que los mayas acertaran.

José Mª Sánchez-Werssminer Pérez

3 ene. 2012

3x12 Mis trajes me los pago yo. O mis padres.


Será que el frío aprieta y no tengo abrigo o quizá que las rebajas comienzan y aún no sé qué auto-regalarme por reyes para acertar, que tengo ganas de ir de compras. Sé que es de psiquiatra, no lo niego, porque más que ganas hay que tener necesidad.
Ir a un centro comercial justo antes de reyes es demasiado mainstream, y lo comprobemos aquellos que nos íbamos a la zona 14 de aparcamiento, donde no había ni un alma y podías aparcar de manera rápida, sencilla, y sin darle a ningún coche. Si tienes suerte y no tienes que dejar el coche en la copa de un árbol, esfuérzate por recordarlo, son esas las anécdotas que contarás a tus nietos algún día.
Aunque esté a dos velas, y las haya encendido con un par de piedras pues no tengo para cerillas, mi dignidad no me deja pelearme por el papel para envolver regalos de las grandes tiendas. Por ahí no paso. Puede que coja algo de fiso, pero porque nunca soy capaz de encontrar donde empieza, y en esos sitios siempre está muy bien puesto. Si acaso, cogería un poco para envolverlo en casa, pero porque está ahí para los clientes. A lo mejor he envuelto alguna vez un balón con papel de una tienda de electrodomésticos, pero porque quedaba gracioso.
No voy a relatar aquí las heridas de guerra que padecí para conseguir unas botas, puede que tenga que explicarlo más veces si la endeble tiparraca que quería quitármelas cumple su amenaza y finalmente me lleva ante los tribunales, pero bueno, no me importa, siempre podrá tener un “accidente”. Y si ya los zapatos provocan pequeños conflictos internacionales, los complementos son aún más peligrosos. Como no hay tallas podemos guiarnos únicamente por nuestros instintos básicos. Lo mejor de todo esto es que a la hora de disputar por él, la hebilla de un cinturón es muy eficaz para convencer. Pero no es violencia, yo lo llamo técnica alternativa de concordia inmediata. Es lo que usará Rajoy con los sindicatos.
Y además, por aquello de seguir usando símiles relacionados con el mundo de la moda, seguro que nos pide a todos que aprendamos de lo elegante que iba siempre Camps y que por supuesto nos apretemos un poco más el cinturón. Lo malo es que con estas temperaturas usamos bufanda, y si nos la ajustamos un poco más...

Ana Ramos

2 ene. 2012

3x11 Muebles con madera de la Viña


Aunque parezca que me lo estoy inventando, he encontrado un puesto de trabajo. Además, relacionado con lo que estoy estudiando y no demasiado mal remunerado. Una pera en almíbar vaya.
Sorprendentemente la multinacional sueca más conocida ha decidido crear una filial para la provincia gaditana y que distribuya sus productos con un toque gadita, una mijilla de arte caletero. No me refiero a que ABBA vaya a sacar una comparsa, ni a que vayan a mezclar los versos de Alberti en la trilogía Millenium, sino a que IKEA ha creado la genial marca: IKEA'SE KILLO. Genial porque me han contratado para hacer los planos que van en las instrucciones de montaje...
Cuando llegué el primer día pude comprobar como en el logo de la marca habían puesto en un lateral el escudo del Cádiz, que hace juego con los colores de la creadora del sillón STCHOGÖERNM y tiene la misma ergonomía que tal mueble.
Quien me hacía la entrevista de trabajo era un señor sueco de Chiclana, con pinta de típico sueco de Chiclana, y me dio un plato de albóndigas suecas con salsa castellana recalentadas en un microondas. A partir de eso y siete lápices de esos chiquititos tuve que construir un somier plegable. Pan comido. Ah, también tenía pan, que usé a modo de colchón. Me escogieron en cuanto se percataron de mi facilidad con los idiomas y en apretar teclas al azar para poner nombres que suenen a frío y a muy lejos, pero a la vez, con ciertas reminiscencias a la provincia gaditana. Fruto de esta habilidad innata surgió la mesa camilla GRȦSSHÄLEHM.
Me hicieron firmar un contrato de confidencialidad, pero como este blog no lo van a visitar mis jefes, puedo contaros en exclusiva que no hay flechas, sino que en la puerta hay una placa falsa del INEM, así que todo el gaditano que entre ya sabe que tiene que guardar la cola e ir bien encaminadito viendo las habitaciones con sus sillones, cortinas y cajoneras, sin empujar y rellenando los formularios precisos para la compra. Así, como si tuvieras que solicitar un puesto de trabajo.
Para comer, hay también comida barata como el choco báltico en amarillo o el surtidito de pescado en salazón.
En definitiva, no se extrañen si dentro de unos meses también se encuentran con una filial de Pepsi de Huelva, o un Apple Trianero... mejor me callo, no hay hardware que soportara tantos aires de superioridad en un mismo cacharro.

Santiago Ñ. Ñíguez

1 ene. 2012

3x10 Lo importante es el propósito. Y la salud.


Si aún no han incumplido sus propósitos de año nuevo, aún existe la posibilidad de que lo consigan, de la misma manera que aún existe la posibilidad de que Rajoy se afilie a la CNT y disuelva el Estado español en pos de una sociedad arnarcosindicalista.
Todos alguna vez nos hemos propuesto lograr algún objetivo, dedicarnos a nuestra familia, estudiar más, pisar el gimnasio para no desaprovechar la cuota o dejar de meterle fuego a contenedores, hay gente pa to.
En enero crecen las ventas de productos dietéticos, los regentes de los gimnasios se frotan las manos con los remordimientos de conciencia de quien se pasa las navidades y desean con locura que llegue el 6 de enero para tener un repunte generado por el Roscón. Miles de personas en el mundo prometerán a lo Scarlet O'Hara que jamás volverán a comer tanto en tan poco tiempo. Decathlon está pensando en sacar una línea de productos desechables y ecológicos, por supuesto, con los que hacer deporte una única vez, para aquellos señores que se compran unas deportivas para correr los diez minutos que les dura el aliento. Y es que no se puede esperar correr una maratón cuando llevas menos de 48h sin fumar. Bueno, llevaría sólo 5h sin fumar si contáramos esa calada que dio, pero sólo porque no se acordaba.
Si quería ser mejor persona, aprovechar su tiempo o “encontrar tu yo interior”, le recomiendo que se salga de esta página, dado que no va a conseguir nada de eso aquí. Quizá leyendo a Paulo Cohelo consiga la última, para las otras dos tendrá que dejar de leer libros de autoayuda.
Habrá quien se haya propuesto algo asequible, como aprobar dos asignaturas en febrero o sacarse el carné de conducir. Si es así, enhorabuena, no sólo quiere participar en esta tontería sino que encima se pone el listón tan bajo que incluso puede que lo haya conseguido antes de proponérselo. Así pues, por darle algo de emoción y para ver si realmente tiene fuerza de voluntad, plantéese el reto de escalar el Everest antes de 2013 o acabar con el fraude fiscal. No lo conseguirá, ni tampoco dejará de fumar, pero al menos podrá decir que lo ha intentado. Como si eso sirviera de algo...

José Mª Sánchez-Werssminer Pérez