2 ene. 2012

3x11 Muebles con madera de la Viña


Aunque parezca que me lo estoy inventando, he encontrado un puesto de trabajo. Además, relacionado con lo que estoy estudiando y no demasiado mal remunerado. Una pera en almíbar vaya.
Sorprendentemente la multinacional sueca más conocida ha decidido crear una filial para la provincia gaditana y que distribuya sus productos con un toque gadita, una mijilla de arte caletero. No me refiero a que ABBA vaya a sacar una comparsa, ni a que vayan a mezclar los versos de Alberti en la trilogía Millenium, sino a que IKEA ha creado la genial marca: IKEA'SE KILLO. Genial porque me han contratado para hacer los planos que van en las instrucciones de montaje...
Cuando llegué el primer día pude comprobar como en el logo de la marca habían puesto en un lateral el escudo del Cádiz, que hace juego con los colores de la creadora del sillón STCHOGÖERNM y tiene la misma ergonomía que tal mueble.
Quien me hacía la entrevista de trabajo era un señor sueco de Chiclana, con pinta de típico sueco de Chiclana, y me dio un plato de albóndigas suecas con salsa castellana recalentadas en un microondas. A partir de eso y siete lápices de esos chiquititos tuve que construir un somier plegable. Pan comido. Ah, también tenía pan, que usé a modo de colchón. Me escogieron en cuanto se percataron de mi facilidad con los idiomas y en apretar teclas al azar para poner nombres que suenen a frío y a muy lejos, pero a la vez, con ciertas reminiscencias a la provincia gaditana. Fruto de esta habilidad innata surgió la mesa camilla GRȦSSHÄLEHM.
Me hicieron firmar un contrato de confidencialidad, pero como este blog no lo van a visitar mis jefes, puedo contaros en exclusiva que no hay flechas, sino que en la puerta hay una placa falsa del INEM, así que todo el gaditano que entre ya sabe que tiene que guardar la cola e ir bien encaminadito viendo las habitaciones con sus sillones, cortinas y cajoneras, sin empujar y rellenando los formularios precisos para la compra. Así, como si tuvieras que solicitar un puesto de trabajo.
Para comer, hay también comida barata como el choco báltico en amarillo o el surtidito de pescado en salazón.
En definitiva, no se extrañen si dentro de unos meses también se encuentran con una filial de Pepsi de Huelva, o un Apple Trianero... mejor me callo, no hay hardware que soportara tantos aires de superioridad en un mismo cacharro.

Santiago Ñ. Ñíguez

No hay comentarios:

Publicar un comentario