1 ene. 2012

3x10 Lo importante es el propósito. Y la salud.


Si aún no han incumplido sus propósitos de año nuevo, aún existe la posibilidad de que lo consigan, de la misma manera que aún existe la posibilidad de que Rajoy se afilie a la CNT y disuelva el Estado español en pos de una sociedad arnarcosindicalista.
Todos alguna vez nos hemos propuesto lograr algún objetivo, dedicarnos a nuestra familia, estudiar más, pisar el gimnasio para no desaprovechar la cuota o dejar de meterle fuego a contenedores, hay gente pa to.
En enero crecen las ventas de productos dietéticos, los regentes de los gimnasios se frotan las manos con los remordimientos de conciencia de quien se pasa las navidades y desean con locura que llegue el 6 de enero para tener un repunte generado por el Roscón. Miles de personas en el mundo prometerán a lo Scarlet O'Hara que jamás volverán a comer tanto en tan poco tiempo. Decathlon está pensando en sacar una línea de productos desechables y ecológicos, por supuesto, con los que hacer deporte una única vez, para aquellos señores que se compran unas deportivas para correr los diez minutos que les dura el aliento. Y es que no se puede esperar correr una maratón cuando llevas menos de 48h sin fumar. Bueno, llevaría sólo 5h sin fumar si contáramos esa calada que dio, pero sólo porque no se acordaba.
Si quería ser mejor persona, aprovechar su tiempo o “encontrar tu yo interior”, le recomiendo que se salga de esta página, dado que no va a conseguir nada de eso aquí. Quizá leyendo a Paulo Cohelo consiga la última, para las otras dos tendrá que dejar de leer libros de autoayuda.
Habrá quien se haya propuesto algo asequible, como aprobar dos asignaturas en febrero o sacarse el carné de conducir. Si es así, enhorabuena, no sólo quiere participar en esta tontería sino que encima se pone el listón tan bajo que incluso puede que lo haya conseguido antes de proponérselo. Así pues, por darle algo de emoción y para ver si realmente tiene fuerza de voluntad, plantéese el reto de escalar el Everest antes de 2013 o acabar con el fraude fiscal. No lo conseguirá, ni tampoco dejará de fumar, pero al menos podrá decir que lo ha intentado. Como si eso sirviera de algo...

José Mª Sánchez-Werssminer Pérez

No hay comentarios:

Publicar un comentario