13 feb. 2012

Romanticismo saturado.

El amor tal y como lo creó Walt murió hace mucho. Antes de imaginarlo ya estaba acabado. La burbuja fue tal que aún perdura la crisis. No quiero ser tachado de frío y racional, nadie lo es, si así fuera, no habría elegido este día. Día 13 y encima lunes, ¿hay algo que diste más de un Titanic, unos Puentes de Madison o usar una navaja para tatuar a un árbol? Feliz San Anti-Valentín.
Pero para algo estoy estudiando periodismo, y si hay que ponerse romántico, uno se pone y niega la existencia del amor convencional por saturación, ya me ven, chico con recursos... irónicos recursos.
No hay nada más bonito que el amor sin límites, así que enamorémonos todos. No me malinterpreten, no quiero reproducir el videoclip de Kylie Minogue de 'All the lovers', por más que el romanticismo haga a cualquiera de nosotros un esbelto modelo de ropa íntima. Hagamos que el amor sea trascendente a las formas, a los nombres. Pedro Salinas llegó hasta los pronombres. Superémosle, que no importe siquiera si es tú, nosotros o él. ¿Hemos encontrado el amor? Lo tenemos incluso antes de la vuelta de la esquina, completo y gratis. Puede que sea unidireccional, pero el tradicional no va mucho más allá. Es una única flecha, que va y vuelve. No piensen que son dos flechas que se unen, sino que se retroalimentan. Buscamos nuestra felicidad a partir del bienestar del ser amado, pero sin perder de vista el objetivo inicial. Así pues creemos flechas, éstas repercutirán positivamente en nuestro ánimo.
Si a tu alma le cuesta obviar la forma, siempre encontrará bondad en el interior, ya sea una persona o un bloque de cemento, puesto que recordemos que nuestro amor era tan infinito que llegaba a los animales y cosas. Estamos concienciados en querer sin límites, ¿no era bueno eso del amor?
Ahora podría virar hacia la necesidad (por nuestro bien) que tenemos de defendernos de aquel, al no haberse convertido en un Oso Amoroso, pueda atacarnos. Pero, en nuestra bendita inocencia no queremos desconfiar del prójimo que aún mantiene el ceño fruncido, también a él lo queremos.
Sin embargo, lo que verdaderamente pone en evidencia que el amor no es más que otra de las estafas piramidales que dirigen nuestras vidas, es que de tanto querer, hemos unificado los escalones del zigurat sentimental para convertirlo en un único bloque. ¿Un bloque de qué? Tal es la banalización que sin entrar en si realmente el 'amor común' o 'silvestre' es positivo, este ha perdido la fuerza que algunos se empeñan en otorgarle a base de, sin comillas, prostituirlo por unos simples besos bien encadenados con frases copiadas, cuando no por algo material.
Espero que ningún crítico literario lea esto, quizá le viera un trasfondo romántico en defensa del amor entendido desde algún movimiento artístico. Que hay gente pa tó.
                                          
                                                                                                           Mario Goti

3 comentarios:

  1. Curioso... curioso leer una entrada sobre el amor, escrito por alguien que no lo conoce. Me gustó más la otra entrada de san valentín, pero me gusta ver que sigues en tu línea, aun que no de igual forma me agrada que sigas sin querer conocer aquello tan desconocido para ti, el amor.

    ResponderEliminar
  2. No lo conozco personalmente, pero de tanto discutir ya tengo cierta confianza con él. Lo del estilo es por variar, esta vez lo he hecho a salto de mata. Intentaré una animación para el año que viene.
    Un saludo Anónimo, sigue hackeando webs del PP galego y eso, no le hagas nada al blog si no es para convertirlo en Trending Topic.

    ResponderEliminar
  3. PD: Y continúa escribiendo esas grandes frases célebres, jarchas, poemas y composiciones varias. A ver para cuándo la antología.

    ResponderEliminar