8 ene. 2011

Feliz Fin de la Navidad


¡YA! Ya, ya… ya. Ya se ha acabado todo, se terminaron los roscones y los polvorones de 400g, ya no habrá más repartidores de tarjetitas con un “Compro oro” en negro y amarillo vestidos de nadie sabe qué. Los basureros ya han incinerado todos los papeles de regalo, embalajes de los que no podría escapar Houdini y matasuegras que causaron dolor de oído a un 5% de la población. No más purpurina ni papelillos ni confeti dentro de la ropa, que cesen los “¡Feliz año!”, los “¿Y a ti qué te han traído?” y los “Alegra esa cara, que estamos en Navidad” repetidos hasta el 24 de enero, que entran ganas de contestar, respectivamente, “No puedo ser feliz, ya te vi este año”, “Me han traído un pesado como tú” y “Llevo con una sonrisa falsa desde que supe que no me había tocado nada en el sorteo del Gordo, y al verte a ti ya he encontrado el motivo perfecto para poner mi cara de amargado”… no volveremos a encontrar nada de esto hasta el año que viene:
·        Desmontador de Árbol de Navidad:
o       ¿Se ha encontrado usted con la dificultad de desmontar su árbol quitando todas las bolitas y adornos sin partir nada y ordenar los adornos para saber donde están para el año que viene? ¿No entiende para qué hay que liar las figuras del Belén en papel de periódico, si nadie se va a fijar si tienen polvo? ¿Le da pereza llevar el cubo de arena para el árbol a su vecino, el que está haciendo una obra?
o       Con nuestro DAN (como lo llamaremos a partir de ahora [no habíamos puesto esto hasta ahora porque confiamos en nuestros lectores, pero nos hemos dado cuenta que unas instrucciones de uso y montaje quedan mejor si explican todo como si el que las lee fuera, como mínimo, muuuy tonto]) podrá desmontar el arbolito y quitar toda la decoración en pocos minutos, ya que contiene numerosos departamentos en los que guardar las figuritas y él mismo cierra las ramas del abeto artificial (el cual nos parecía que encogía cada año).
o       Además, si usted ya está harto de todo esto, posee un incinerador por el que pasar el pino con muñequitos, estrella y tó, para mandarlo al estiércol que la mula y el buey dejaron en su salón.
El DAN cuesta una copita de anís con un mantecado de limón del año pasado. Si lo quiere, llame al 6813213455 y antes de que emitan la última película de un Grinch que se convierte en Papá Noel, el jefe de la sección de devoluciones de la tienda de comestibles de la esquina, preocupado por la poca vista que tienen sus clientes a la hora de regalar lechugas, llamará a su puerta con nuestros productos y la factura. Si conoce a alguien que pueda necesitar alguno de estos artículos, no dude en hacer publicidad.
El martes a eso de la hora en la que los operarios retiren las luces de navidad de las calles, les ofreceremos las novedades que nos vayan llegando desde China, recordando que, a quien no le gusten nuestros artículos, siempre tiene la opción no comprarlos.
El jefe de la sección de devoluciones de la tienda de comestibles de la esquina, preocupado por la poca vista que tienen sus clientes a la hora de regalar lechugas no devuelve cambio. La garantía de nuestros productos dura lo que tarda un niño en pisar los envoltorios de los caramelos a ver si aún puede aprovechar alguno. No nos denuncie ante la AAN (Asociación de Amantes de la Navidad) o les diremos que no es que éstas fueran inventadas por el Corte Inglés, es que hasta Jesús se lo inventaron ellos. Que nadie se enfade más de lo preciso, si me conocen, se nota cuando va en broma y cuando con un poco de mala idea/leche/follá, pero me tomo diariamente el Educaciolgrim y a mí, me funciona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario