28 ago. 2010

Dream, dream, dream


Nos hemos acostumbrado a ellos y no les prestamos atención. Convivimos con ellos aunque la mayoría de las veces no nos hagan bien el tenerlos. Por ello, y para dormir tranquilos, descansar y despertarse con el pito infernal de su despertador (que aunque lo odie, lo conoce), y no con el susto, pena, decepción o alegría y consecuente decepción, le presentamos:
  • Pastillas para no soñar
    • Si está cansado y está cansado de soñar para acabar más cansado que cuando se acostó, y está harto de no poder volar como cuando sueña, estas pastillas le evitarán toda clase de sueños, incluso cuando esté despierto.
    • Si no conoce a Sigmund Freud (que se lee Froid, y por tanto, se dice Fruá), no le va el rollo de que Freddy le acaricie, y a Di Caprio, en todo caso, le conocería en persona, este es su medicamento, ahora nadie se meterá en lo que piensa sin que usted quiera, ni le asesinarán o robarán mientras duerme.
    • Si pretende controlar lo que piensa, los planes, hacerlos conscientemente, no pensar en qué casa se compraría si le tocara la lotería y trabajar para pagar la que ya tiene, buscar pareja real y no un/a príncipe/esa, ver Aladín y no querer estar en su piel, no envidiar a Dorian Gray, dejar la inmortalidad para los demás y darle tanto valor a la piedra filosofal como a la piedra de tu mechero, tome estas pastillas.
    • Si las drogas hacen daño, al igual que la caída desde un décimo piso, si las biblias en el pecho no salvan de ningún disparo, si los milagros sólo salen en el libro mencionado antes, si no somos gatos y no caemos de pie, si quiere tenerlo claro, compre este medicamento.
Si de verdad las quiere, cójalas y salga corriendo, no le cobraremos nada, usted sabrá; tampoco soñará cuando lo necesite, es su decisión. Llame al 6813213455 y antes de que despierte del sueño que más quiera, Morfeo sonámbulo, llamará a su puerta con nuestros productos y la factura. Si conoce de alguien que pueda necesitar alguno de estos artículos, no dude en hacer publicidad.
El martes a eso de que la hora del 7º sueño, les ofreceremos las novedades que nos vayan llegando desde China, recordando que, a quien no le gusten nuestros artículos, siempre tiene la opción no comprarlos.
* Morfeo sonámbulo no devuelve cambio, la garantía de nuestros productos dura el tiempo que tarda un alumno medio en dormir en el instituto, no nos denuncie ante la Unidad del Sueño del Gregorio Marañón o les diremos que usted se dedica a meter guisantes en colchones. Que nadie se enfade más de lo preciso, si me conocen, se nota cuando va en broma y cuando con un poco de mala idea/leche/follá, pero me tomo diariamente el Educaciolgrim y a mí, me funciona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario