18 sept. 2010

Al fondo hay sitio... ah, pues no.

Hola a todos, todos, todos. El hecho de que haya repetido la palabra todo, no es ningún efecto secundario de ningún medicamento, ninguna manía extraña copiada de ningún amigo ni ningún efecto de eco porque escriba en ninguna habitación vacía. He reiterado la palabra por todo el mundo que hay que saludar, ya que han empezado las clases y son muchos amigos, compañeros y demás gente que estudia contigo a la que hay que saludar. Hoy presentamos las soluciones que antes han sido diseñadas para arreglar los desajustes provocados por la masificación de las aulas.

  • Aula 4D:
    • ¿Sin exagerar nada, no cabe usted en su clase? ¿Tan grande es la falta de espacio que la mesa del profesor es una mesita de noche? ¿Ha dejado de hacerle gracia el capítulo de los Simpsons en el que se predice un futuro de una escuela Pepsi superpoblada? ¿Ha escrito en el cuaderno de su compañero de al lado sin darse cuenta porque estaban los dos pegados? ¿Al borrar, los restos de gomas han caído en 8 mesas?
    • No se preocupará más de estos asuntos con nuestra Aula 4D, que usa la 4ª dimensión para meter a todos los alumnos, con sus mesas y sillas, haciendo uso de la tecnología que tenía Doraemon en su bolsillo.
  • La Ruleta de los Exámenes
    • Si usted ha sido víctima de una planificación de las clases del instituto realizada con pocos ánimos, estudia en una clase donde se estudian 4 modalidades de bachillerato y los profesores colocan sus exámenes al grito, textual de: ¡Cochino el último! ; tenemos la solución a colocar las fechas de los exámenes.
    • Les presentamos La Ruleta de los Exámenes. Con este juego de mesa podrá dar la oportunidad a cada una de las modalidades a fijar los exámenes cuando se le apetezca a cada uno, además de pasar un buen rato evitando la casilla de “Todos los exámenes un día” o “Que elija el profesor” Además, en los exámenes finales podrá apuntar a la casilla de “Punto Extra” o “Chuleta Adicional”.
    • Para amenizar la actividad, tendrá como azafata a una de las conserjes, para agilizar el proceso de la colocación de las pruebas y hacerlo en un tiempo mínimo.

El precio de estos artículos es lo que se han gastado en reponer el jabón de los servicios. Si los quiere, llame al 6813213455 y antes de que aumente aún más el número de estudiantes en su curso (puede llegar una familia con octillizos), un profesor que ha decidido dar las clases por Internet porque no cabe en el aula, llamará a su puerta con nuestros productos y la factura. Si conoce de alguien que pueda necesitar alguno de estos artículos, no dude en hacer publicidad.

El martes a eso de que la hora en la que el detector de incendios hace caso omiso al humo de los cigarros, les ofreceremos las novedades que nos vayan llegando desde China, recordando que, a quien no le gusten nuestros artículos, siempre tiene la opción no comprarlos.

* Un vendedor profesor que ha decidido dar las clases por Internet porque no cabe en el aula no devuelve cambio, la garantía de nuestros productos dura el tiempo que tarda Guadalinex en poner de los nervios a los profesores inexpertos en informática, no nos denuncie ante la consejería de educación o les diremos que usted ha distribuido a los alumnos en nuestro instituto .Que nadie se enfade más de lo preciso, si me conocen, se nota cuando va en broma y cuando con un poco de mala idea/leche/follá, pero me tomo diariamente el Educaciolgrim y a mí, me funciona.

PD: Lo del bolsillo de Doraemon iba sin segundas, me he dado cuenta al revisarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario