24 dic. 2011

3x02 Mejor pedir salud (pública y universal)


¿Habéis pensado ya lo que vais a regalarme? Bueno, realmente no me conocéis de nada y os pediría el ticket para poder devolverlo.
Sed sinceros; los regalos que mejor sientan son los que te regalas a ti misma, y mucho más si calmas con chocolate a la vocecilla que te acusa de egoísta.
Deberíamos tener un muñeco-copia para que puedan regalarte ropa que te siente bien. Y es que si la persona que se prueba tu ropa antes de comprarla está más delgada que tú (...la muy...), te verás obligada a descambiarla por otra tallita más. ¿Os habéis fijado? Qué eufemismiador es el ser humano: “Una tallita más me quedaría mejor” cuando ese pantalón te corta la circulación hasta hacerte decir lo de “No siento las piernas”. Sin embargo, decimos “Esto me está MUY ANCHO, buscaré una TAAALLAA más pequeña.
Y luego está el novio de tu hermana mayor, que para dárselas de inteligente y por intentar caer bien te regala un libro. Pero si eres militar, qué intentas aparentar... Para tener el valor suficiente como para regalar un libro/disco de música/película deberías tener la confianza suficiente con una persona como para abrir la nevera de su casa. La confianza o la falta absoluta de vergüenza y respeto. Porque una prenda, si no te gusta, siempre puedes hacerla trapo, pero con un libro no puedes hacer nada, salvo, claro está, que tengas una cabra a la que alimentar.
Y si ya hay un tipo de regalo que me enerva hasta decir basta son los útiles, porque hacían falta, como una libreta de cuadros, un kg de patatas, gel de baño o un recambio para el inhalador, y es que si tanta falta te hacía, esperar a enero es arriesgarse a que te pille la subida del gas, la luz y el agua propia de estas fechas.
Aunque, aún peores son los fallidos, y es que el dios élfico Frey creó los tickets, las devoluciones y a la UCO para poner paz en la tierra. Imaginen que no hubieran podido descambiar el jersey de punto marrón con un reno verde, o el tubo de pintura A-3578 azul cielo claro que le regalaron en lugar del A-3576 que pidió.
Entonces las Navidades serían unas fiestas en las que se discute, las reuniones familiares estarían cargadas de tensión y los más nostálgicos se entristecerían pensando en los que ya no están... y todos sabemos que no es así.

Ana Ramos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario