27 dic. 2011

3x05 Pronostico una X


Andaba hoy por la calle, pensando en escribir un artículo sobre el negro futuro que se nos avecina y preocupado porque no me imagino cómo hacerlo interesante, que llame la atención y que no sea uno más entre tantísimos editoriales y columnas apocalípticos. Ahora que está el PP menos, aunque sólo sea porque hay más periódicos de derechas y hacen referencia al crack que sufriría la economía española si su gobierno no supiera usar las tijeras.
En esas estaba cuando me percaté de que en una de las calles de mi pueblo había una placa conmemorativa alabando las virtudes de un personaje histórico. Nunca antes la había visto, ni sabía que nunca hubiese vivido aquí nadie importante. Falto como estoy de una cámara de fotos o en su defecto de un móvil capaz de echar fotos que se distingan de manchas deformes, intentaré contarles lo que se encontraba en la placa en cuestión.
En la parte superior, y para hacer gala del poco gusto de la clase política por aparecer en este tipo de cosas, aparece el nombre del entonces alcalde, quien nombra hijo predilecto de Rianxo do Percebe a Jack García, viajero del tiempo que vivió entre 1741-1783 y residió en nuestra localidad en los períodos 1915-1935 y 1986-1997. Acto seguido comienzan a exhalar sus virtudes y su trabajo por el reconocimiento del pueblo en otras épocas y lugares... sí, exhalar, por la desgana de alabar lo que ha hecho bien otra persona que encima no puede ni votar al alcalde que lo nombra hijo predilecto porque en el registro civil aparece como “Fallecido desde 1783”.
Esto me hizo pensar en que los viajes temporales, como las meigas, haberlos haylos, sólo que los llevan a cabo personajes que no se preocupan por el resto de la humanidad y les dice cómo salir de la crisis, usar el hidrógeno como combustible eficaz, o simplemente el resultado de la próxima quiniela.
Aunque realmente veo más lógico que estos señores inventores, dotados de una gran visión de futuro, y de pasado, comprendieran que para lo que nos espera, mucho mejor mantenernos en la incertidumbre, para que al menos los más responsables intenten llevar a buen puerto nuestro devenir. Y es que si supiéramos la verdad, ni el anarquista más optimista seguiría pensando que el ser humano es bueno por naturaleza, sino que se precipitaría junto con el resto de la sociedad al fin que nos anunció nuestro Jack García particular.
Personalmente, si me encontrara con uno de estos personajes, más que preguntarle por cuándo volverá a primera el Depor o por mi vida futura, y haciendo un acto caritativo, le pediría que devolviera a Cayetano de Alba a la Edad Media. No solucionaría nada, pero todos saldríamos ganando.

Mario Goti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario